INDICE:

 

 

- Introducción.

 

- La negociación del tratado comercial.

 

- Qué podemos inferir en base a otros TLCs ya suscritos

   por EE.UU.

 

- Cual debiera ser la posición de Guatemala en esta

   negociación.

 

- Fenómenos colaterales que podrían ser riesgosos si se da

   el TLC con EE.UU.

 

- La comodidad de los empresarios Guatemaltecos.

 

- El tema ambiental. ¿Cómo se perfila?

 

- Posición política esperada.

 

 

 

 

 

 

ASOCIACIÓN PARA LA PROMOCIÓN Y EL DESARROLLO DE LA COMUNIDAD "CEIBA"

MIEMBRO DE LA MESA GLOBAL DE GUATEMALA

TLC

Estados Unidos - Centroamérica

¡ Razones para no Alegrarse!.

Por

Mario Antonio Godínez López

Guatemala,  enero de 2003.

 

 

 Introducción.

Las fotos y los videos que el miércoles 8 de enero 2003 recogieron los diferentes medios de prensa no pudieron ser más elocuentes: los ministros de economía centroamericanos se peleaban por estrechar la blanca mano de Mr. Robert Zoellick en franca manifestación de emoción y alegría.

La alegría era inmensa a pesar de que aún no se sabe (mejor dicho, se sabe pero no se quiere aceptar) como serán los resultados finales de dicho arreglo disfrazado solo de económico y comercial.

De aproximadamente un año para acá Centroamérica, y a partir del cambio de correlación de fuerzas en Brasil que dieron como producto la ganancia de Lula en la presidencia de dicho mega país, los atisbos de izquierdos que ha dado Lucio Gutiérrez en el Ecuador, y el fenómeno Chávez en Venezuela, y otros cambios sociopolíticos en sur América, nos han vuelto una región más estratégica para los EE.UU.. Con gobiernos dóciles, países pacificados (aunque tienen mas muertos diarios por delincuencia que durante las guerras de los 80-90), sectores económicos necesitados fuertemente de embellecer las facilidades que ya tenemos para que venga la inversión externa, y la dinámica de aceptar como inapelable y de manera fatalista la apertura comercial como la solución milagrosa a todos nuestros problemas.

Esto a pesar que dicha apertura ya ha expresado sus terribles efectos en las economías y en las sociedades latinoamericanas, Argentina se desgarra en una crisis de la que no ha logrado salir, México se resiente fuertemente principalmente en el tema agrícola ahora que entra en vigencia el arancel cero para una buena parte de productos que fueron negociados en el tratado con Estados Unidos. (Lecciones suficientes de las cuales aprender hay de sobra).

La región centroamericana ha abierto su comercio ( por no decir otra cosa), sin embargo la respuesta de los países grandes entre ellos EE.UU. no ha sido la misma, sigue conservando su fuerte dosis de subsidio a la producción junto con la Unión Europea, lo que nos permite decir que uno de los principales problemas de los TLCs, es que no son tratados de "Libre" Comercio, sino simples tratados comerciales con calidad jurídica de tratado (o sea ley nacional) de la cual no podemos zafarnos en el caso de nuestros países, y con calidad jurídica de "Acuerdos" (documentos que se pueden o no cumplir) para EE.UU..

 La negociación del tratado comercial.

Como en todas las negociaciones comerciales, se espera que luego de este protocolario encuentro en Washington, las delegaciones se encuentren en Costa Rica del 27 al 31 de enero, en El Salvador del 24 al 28 de febrero, en  EE.UU. del 31 de marzo al 2 de abril, en Guatemala del 12 al 16 de mayo ¿haremos algo para dejar clara nuestra posición?, En honduras del 16 al 20 de junio, en EE.UU. nuevamente del 28 de julio al 1 de agosto, en Nicaragua del 8 al 12 de septiembre, en Costa Rica del 20 al 24 de octubre, y finalmente en EE.UU. del 8 al 12 de diciembre 2003, esto para agotar los pasos de diseño, supuesta consulta, evaluación, planificación de la implementación, la puesta en vigencia, la aprobación por los congresos nacionales, la negociación nuevamente de aspectos operativos, la estrategia de desgravación y la generación de sus respectivas leyes.

    Pero ¿en qué situación entra cada país centroamericano a la negociación?

La región centroamericana desde Costa Rica a Guatemala, presentan déficit comerciales crecientes comparativamente desde el año 2000 que van desde los 6,342 a los 8,881 millones de US$.

Excepto algunas instituciones de Costa Rica, todos los países centroamericanos han entrado a la política de privatizaciones indiscriminadas de sus empresas estatales más estratégicas, con lo que no tienen patrimonio con el cual competir con el otro firmante del tratado, sus estados son víctimas de un histórico ataque por parte de los implementadores de la política neoliberal que han hecho que actualmente los estados se hayan achicado y reduzcan cada vez su margen de maniobra en defensa de los intereses ciudadanos.

Por el contrario, la contraparte del norte, no ha achicado su estado, no ha abierto su economía, ni ha dejado de subsidiar a su producción más vulnerable, y actualmente hace alarde de aumentar dichos márgenes económicos con su plan de reactivación económica de los próximos 10 años.

En el caso de Guatemala, a pesar que en números brutos posee la economía más grande del istmo, lo que debiera darle un peso específico importante a la hora de plantearse una negociación como región, pesa mucho en la actualidad, las presiones que hacia el Gobierno actual tienen los EE.UU. respecto al tema de la corrupción y el narcotráfico, y "según el nuevo embajador" le preocupa también la situación de los derechos humanos y el incremento del nivel de violencia en que ha caído el país. Casos de asesinatos como el de don Tono Pop, Velasco Brito, Lobo Dubón, y atentados contra jueces, se suman a la ya macabra cadena de hechos en contra de la ciudadanía guatemalteca.

Por aparte, aunque en la práctica el sector privado y el gobierno se pondrán de acuerdo en los temas estratégicos para ambos sectores, pesa en la calidad de negociación la actual batalla mediática que tienen.

Este enfrentamiento que nos hace a veces equivocar a los verdaderos actores, y que pensamos a veces que es el organismo ejecutivo vrs. El sector privado, no es mas que la expresión entre dos facciones del capital guatemalteco, una vinculada al gobierno y a los militares conocida como capital emergente muy vinculado a los nuevos negocios que se puedan generar con la apertura comercial y con las componendas con el BID, BM y FMI, y otro vinculado a las familias conservadoras oligarcas del país.

Por aparte, en términos de competitividad, Guatemala presenta las mayores potencialidades si sondeamos su cercanía con el norte, su ubicación estratégica y su caudal de recursos naturales, tiene los costos de producción más bajos de la región.

El Salvador tiene como carta de presentación su dolarización impulsada por el gobierno actual pero tiene que resolver también adecuadamente los conflictos actuales que tiene internamente, como la huelga médica que no logra hacer sucumbir desde hace varios meses, y más recientemente el crecimiento de la protesta ciudadana por la liberalización comercial y la dolarización que le ha provocado un incremento en precios de mas del 200% en productos de consumo básico. Se siente el gobierno más cercano a los EE.UU., y de hecho la política económica del gobierno salvadoreño ha sido calificada por los analistas neoliberales como la mas disciplinada en estos últimos años, con un gobierno con tres periodos seguidos que le garantiza cierta estabilidad, etc.

En el caso de Honduras aunque ha ido en similar cadena de privatizaciones, ha previsto fortalecer su capacidad de negociación por la vía de contratación de asesores extranjeros pagados por el BID y el BCIE, hasta ahora de los países centroamericanos era de los mas atractivos para la instalación de maquila.

Nicaragua, agobiada por la crisis cafetalera, por los sucesivos affaires de sus políticos mas connotados, enfrenta datos macroeconómicos alarmantes, el PIB solo creció un 0.5%, un alto crecimiento del desempleo y un déficit comercial de los mas altos de la región.

No está lejos además, que algunos estadounidenses que aún añoran sus propiedades que fueron confiscadas por la revolución sandinista y que no han logrado recuperar, vean en el TLC la oportunidad para presionar a que esta devolución sea condición para que el país entre como mejor calificado a la negociación.

Costa Rica, junto con el Salvador competían por el decir de contar con mejores equipos de negociación, que en otros tiempos fuera la preferida para la inversión extranjera directa, tuvo un descenso en esta en 2002 de un 5%, manteniendo su ritmo en atención estatal a rubros sociales a costa de un déficit fiscal con el que tiene que lidiar para que las fórmulas le cuadren y siga clasificado entre los mejor portados. En el tema del TLC es fuerte en ese país la oposición que han levantado organizaciones sindicales, ambientalistas, campesinas y estudiantiles a estos temas, ya que la apertura comercial es vinculada al alto interés de transnacionales por la extracción de petróleo, minería y gas en zonas de alta biodiversidad costarricense y por la privatización de los servicios del estado, aún en su mayoría en manos nacionales.

 Qué podemos inferir en base a otros TLCs ya suscritos por EE.UU.

Si el TLC adoptara el formato del TLCAN, ya tenemos la inferencia, asimetría jurídica en detrimento de la región, mas desempleo, mas inundación de productos estadounidenses, desprotección total del rubro ambiental.

Si el TLC adopta la forma en que se ha firmado en otros países como Jordania muy probablemente se beneficie principalmente al sector maquila (ojo, que este sector ni es nacional, ni es industria como tal, ni es exportación como tal) y las cláusulas ambientales van dentro del tratado pero sin ninguna garantía de ser tratadas fuera de los títulos de "barreras no arancelarias".

Si el TLC solo lo usarán los empresarios guatemaltecos para tener mayor certeza jurídica en lo que ya tienen ganado en el Sistema General de Preferencias, será en este caso una ratificación de lo que ya circula de Centroamérica a Estados Unidos y ojo Ningún otro sector podrá salir beneficiado, así que cuando los empresarios del CACIF hablan de que este TLC traerá oportunidades grandísimas hay que tener claro para que sector de la población es. El mito de que, con el crecimiento de las exportaciones, crece la economía y se genera empleo está totalmente desenmascarado con el caso de México y de Argentina.

 Cual debiera ser la posición de Guatemala en esta negociación.

  1. Lo primero que debieran recordar los empresarios y funcionarios negociadores guatemaltecos y centroamericanos es que, aún tienen un sinfín de conflictos comerciales Inter. Países que tienen que resolver antes de pretender meterse a un tratado con la potencia más grande del mundo. La debilidad más grande que presenta Centroamérica en este marco regional es que tiene un proceso de integración endeble que no le permite tener ninguna posición de fuerza ante cualquier contraparte.

  2. Deben recordar que la dinámica de los TLC que firma EE.UU. no viene solo con la inocente idea de tener un flujo de mercancías libre, sino que van amarradas a intereses geopolíticos que se debieran considerar, de tal manera que los estados centroamericanos no pierdan margen de maniobra a la hora de tratar asuntos que competen derechos inherentes a la ciudadanía centroamericana o a la hora de tener votos dignos en los foros multilaterales.

  3. La negociación actual del TLC con EE.UU. se hace a espaldas de los sectores que de por sí serán los mas afectados, los empresarios lo niegan diciendo que han convocado a todo el mundo a presentar propuestas, sin embargo, es claro que en el juego de los TLCs los campesinos y los pobres tenemos mucho que decir, pero que no va necesariamente en esa dinámica de liberalización comercial. Los rudimentos de consulta hechos a la sociedad civil actualmente no constituyen factor de legitimidad para que gobierno y empresarios hablen en nombre de todos los guatemaltecos.

  4. Ningún tratado desventajoso debiera ser firmado por Guatemala, ni debiera ser firmado mientras no se dinamice la economía nacional, sé de vida real al mercado interno, se dinamicen las cadenas productivas nacionales, y se solucione el problema agrario y de desempleo que hoy afecta a miles de familias guatemaltecas, y sobre todo se protejan sectores estratégicos del comercio y la producción guatemalteca actualmente altamente vulnerables a la liberalización.

  5. El estado y gobierno guatemalteco deben impulsar un proceso alternativo de integración, como las múltiples propuestas que están haciendo las organizaciones del movimiento social centroamericano. Al estilo centroamericano y no al estilo norteño. Esa integración a nuestro estilo, nos permitirá tener mejor interlocución en futuros tratos con otros países extra región.

 Fenómenos colaterales que podrían ser riesgosos si se da el TLC con EE.UU.

La región centroamericana es importante actualmente para EE.UU., en primer lugar porque representa cerca de 60 millones de personas que ya son aunque marginalmente, un mercado potencial para los productos que vienen de por allá, presenta además un corredor de la hambruna en 4 países que representa altos ingresos para las transnacionales norteamericanas en producción, envío y comercio de ayuda alimentaría que puede ser ubicada sin mucho problema.

Por aparte, representa la cadena mas débil de la oposición a la política neoliberal a nivel de sus gobernantes, lo que facilita la toma de acuerdos regionales, no así en Suramérica que ya tiene esta política un alto nivel de cuestionamiento por sus daños causados.

Belice no ha sido incluido en la jugada, nos imaginamos que por su posición geoestratégica de acceso al océano atlántico será amarrado después con un tratado bilateral o bien incluido en las últimas del partido en la negociación.

El caso de Panamá es más estratégico, pues la zona canalera aún representa mucho interés para el comercio estadounidense, es la ruta por la que circula actualmente la mercadería que va de EE.UU. al sudeste asiático y viceversa, y ante la posibilidad que se abran otras rutas canaleras en Guatemala, México y Nicaragua, un TLC Bilateral con Panamá le garantizaría a Estados Unidos mas fuerza de negociación con dicho país a la hora de competir y le permitiría tener presencia cercana a otra zona estratégica "el sector bolivariano".

Latinoamérica y Centroamérica en específico también tienen reservas de recursos energéticos y naturales de los cuales es necesario considerar su importancia, y ante la inminencia de la apertura de EE.UU. de varios frentes de Guerra en África y Asia estos recursos se vuelven más estratégicos para muchos sectores. El plan de reactivación económica anunciado recientemente por el Presidente George Bush que se plantea un monto de $674 mil millones que pretende tener una duración de 10 años, también tiene implicaciones para la región, principalmente en establecer un marco mas adecuado para las inversiones estadounidenses en esta zona.

En el marco de la política mundial, existe actualmente un alto interés por obtener el monopolio de las armas de destrucción masiva.

 La comodidad de los empresarios Guatemaltecos.

Para los empresarios pequeños, micro y medianos que tienen aún la lejana esperanza que con el TLC con EE.UU. se componga su situación y se les abran nuevos nichos de mercado, la respuesta del representante de la Cámara Financiera al cuestionamiento de ¿cómo se sienten para la negociación? Evidencia la respuesta a estas expectativas:

…Nos sentimos muy cómodos, pues conocemos el mercado estadounidense y lo que queremos es la certeza jurídica"

Dicha afirmación evidencia que lo que busca el empresariado guatemalteco en esta negociación es simplemente certeza jurídica de los beneficios que ya obtiene por el Sistema General de Preferencias, no aspira a lo que en el discurso ha manifestado, que el beneficio del TLC embadurnará a los demás pobladores y microempresarios.

 

 El tema ambiental. ¿Cómo se perfila?  

Si de medio ambiente se trata EE.UU. llevaría el campeonato mundial en irrespeto al ambiente, a pesar de su gigantesca economía, su poderío universal, EE.UU. ocupa el lugar 51 de 142 países registrados en el Índice de Sostenibilidad Ambiental, abajo aún de Honduras y de Costa Rica.

Ese dato ya da un indicador del tratamiento ambiental que los EE.UU. darán al tema en el mencionado tratado. El gasto ambiental para 1999 en EE.UU. era de 30 dólares per cápita.

La actitud ante este tema se ha manifestado en el comportamiento de las delegaciones estadounidenses en el marco de las conferencias mundiales sobre el tema y su negación a ratificar el protocolo de Kyoto.

Muy probablemente la dinámica del tratado tienda a aumentar lo estricto del sistema de regulaciones ambientales y sanitarias de productos que van de Centroamérica a EE.UU. y que en la dinámica inversa no se den estas regulaciones.

Tendrá que superarse la dinámica de negociaciones confidenciales para superar la desconfianza pública a los acuerdos tomados y el enfoque de beneficio costo debiera tener una internalización de los costos ambientales para tener mejores cálculos de rendimientos reales de las inversiones.

En el caso del NAFTA, los EE.UU. optaron por la firma de un Acuerdo Paralelo en materia ambiental, que en todo caso les permite cumplirlo o no, según sea su conveniencia, no amarrado al texto íntegro del Tratado comercial.

 Posición política esperada.

En función de anteponer los intereses centroamericanos, a otros intereses, los gobiernos centroamericanos no debieran suscribir un TLC con Estados Unidos.

Regresar a la pagina principal